Redescubriendo el mundo a los treinta
y tantos
Cuando se suponía que por edad ya teníamos cierto conocimiento del mundo, resulta que no, que poco de lo que nos han inculcado y enseñado sigue vigente.
Ahora toca desaprender, revisar creencias y cuestionar nuestro modelo de un mundo que nunca volverá
21 Jul 2013  |  maldomao   BREVE         

Somos contenedores de microorganismos

Estoy leyendo y escuchando bastante últimamente sobre la importancia de los microorganismos que portados, que son muchísimos, en nuestra salud e incluso en lo que somos. Según algunos científicos su importancia es tal que nos lleva a un cambio de paradigma en medicina. Seguiremos atentos al tema.

En XLSemanal publican un artículo interesante al respecto: Gérmenes, los mejores amigos de su salud - XLSemanal

Saco lo más sorprendente:

El ser humano es un recipiente optimizado para el crecimiento y la propagación de los microbios que lo habitan ... Porque este 'segundo genoma' ejerce una influencia en nuestra salud tan importante como la de los genes heredados de nuestros padres. Con una diferencia, los genes son más o menos inmutables; la flora microbiana es cambiante. Y podemos cultivarla como si fuera un jardín interior

...

Una hipótesis considera que el origen de las enfermedades autoinmunes está en el epitelio que recubre nuestro conducto digestivo; una piel interna cuya superficie bastaría para recubrir una pista de tenis y que ejerce de mediadora en nuestra relación con el mundo exterior. Por allí pasan unas 50 toneladas de alimentos en el curso de una vida. Si atacamos a los microbios que regulan la barrera epitelial, esta se torna más permeable y se originan brechas y filtraciones. Patógenos, residuos tóxicos y proteínas pueden abrirse paso hasta la sangre y hacer que el sistema inmunológico reaccione de manera desmedida.

...

¿Por qué hemos 'subcontratado' un sistema tan crucial para nuestra vida a un puñado de microbios?, se pregunta Pollan. «Porque ellos evolucionan con mucha mayor rapidez que nosotros (una generación nueva cada veinte minutos) y pueden responder a los cambios y amenazas en el entorno con más agilidad. Las bacterias son capaces de intercambiar genes y fragmentos de ADN entre sí». ... Pero esta contienda ha tenido daños colaterales, como la 'deforestación' del microbioma occidental. Los científicos comienzan a hablar de una ecología de la recuperación; no de bosques tropicales, sino de nuestras tripas.

...

Las bacterias también contribuyen a la producción de neurotransmisores, como la serotonina, que regulan los niveles de estrés y pueden cambiar el carácter, como se ha comprobado en experimentos de trasplante de microbios intestinales en ratones. Por cierto que estos microbios cuidan de sus propios intereses, y uno de ellos es el de conseguir alimento suficiente. Ellos mismos regulan nuestro apetito. Y que tengamos una buena digestión depende de que ellos queden satisfechos.

HACER UN COMENTARIO: