Redescubriendo el mundo a los treinta
y tantos
Cuando se suponía que por edad ya teníamos cierto conocimiento del mundo, resulta que no, que poco de lo que nos han inculcado y enseñado sigue vigente.
Ahora toca desaprender, revisar creencias y cuestionar nuestro modelo de un mundo que nunca volverá
12 Jul 2013  |  maldomao           

Ideas y enlaces sobre la vigilancia masiva de la NSA estadounidense, la necesidad de privacidad y la deriva de internet

Internet, como otras tecnologías, es un medio, y las personas decidimos para que fines, buenos o malos, empleamos este potente medio. Yo, normalmente, hablo de sus grandes posibilidades para mejorar el mundo, pero también surgen malos usos, entre ellos está el escandaloso espionaje masivo, en el candelero estas ultimas semanas, que agencias dependientes del gobierno de EEUU están practicando a todo el mundo, literalmente.

Los que nos dedicamos a las tecnologías de la información somos conscientes del riesgo y la posibilidad técnica de estas prácticas, pero yo no creía que eran tan masivas e indiscriminadas.

Parece que el avance y abaratamiento de la tecnología es lo que está haciendo viable económicamente la vigilancia masiva, que ahora puede ser programada y automatizada y, por tanto, menos dependiente de la supervisión humana. (Technology, Not Law, Limits Mass Surveillance | MIT Technology Review)

Como consecuencia positiva, parece probable que, aunque tengan acceso a todos nuestros datos, los "vigilantes" humanos solo verán información filtrada por las máquinas: ya sean estadísticas o, y esto sí que es más peligroso, avisos o alarmas generados por patrones de conducta o datos sospechosos.

Todo esto es posible gracias a la vergonzosa colaboración (aunque no está claro a que nivel lo hacen) de nuestros proveedores de servicios en la nube (Gmail, Facebook, AOL, and Skype) por donde pasan casi todas nuestras comunicaciones.

En el XLSemanal publicaron un interesante articulo al respecto: Ciberespionaje: ¿Está siendo usted espiado? - XLSemanal

Parece que todas las empresas de tecnología entregan datos a muchos gobiernos de todo el mundo. Pero el quid de la cuestión es si lo están haciendo bajo supervisión judicial o si las agencias de seguridad tienen acceso directo a todos los datos de estas compañías.

Casi un millón y medio de estadounidenses tienen acceso a secretos de Estado en las agencias del Gobierno, en el Ejército, y peor aún, en empresas de ciberseguridad subcontratadas por ambos. Por tanto nuestra información puede perfectamente caer en manos nada adecuadas.

Hay un movimiento muy fuerte de activistas que están radicalmente en contra de estas prácticas; sostienen que la privacidad de los ciudadanos debe ser absoluta. Y que, por contra, los gobiernos deben ser absolutamente transparentes.

Por qué el “No tengo nada que ocultar” es un mal argumento

Un buen artículo en xataca sobre ello: Por qué la privacidad es necesaria: desmontando el "no tengo nada que ocultar"

Saco las cuatro ideas que desmontan ese argumento:

Cuanto menos común es lo que buscamos, más probabilidad hay de tener un falso positivo. Si montamos un sistema de vigilancia de millones de ciudadanos para encontrar a unos pocos (centenas, como mucho) terroristas, vas a tener muchos falsos positivos y probablemente muchos inocentes acaben en un lío que no saben de dónde les ha venido.

Cada país tiene sus propias leyes, y algunas pueden llegar a ser muy oscuras , absurdas o incluso injustas. ¿Conoces todas y cada una de ellas tan bien como para poder decir que no haces nada ilegal? La sociedad avanza más rápido que las leyes, y en algunos casos hay que infringirlas para poder seguir adelante.

Tantos datos exigen un nivel de seguridad y responsabilidad enormes. Cuantas más personas tengan acceso a esos datos, más puntos débiles hay y más posibilidades de que tus datos privados se conviertan en públicos.

La vigilancia continua significa cambiar las cosas de sitio. En lugar de presuponer que todos somos inocentes, se nos convierte en sospechosos por defecto y por eso necesitamos estar constantemente bajo escrutinio de las autoridades.

¿Hay solución? ¿Podemos evitar que nos espíen?

Así como las agencias de espionaje aprovechan la posibilidades de la tecnología, nosotros podemos hacer lo mismo. Teniendo ciertos conocimientos es relativamente fácil cifrar tus comunicaciones y dificultar en buen grado el ser espiado. El problema es que el usuario medio no tiene esa base de conocimientos, tiempo, ni ganas de meterse en estos fregados. En xataca explican cómo iniciarte en estas herramientas.

Pero hay un problema de fondo...

Y es que, como escribía Enrique Dans hace un tiempo en una entrada con tono dramático, el problema de fondo es que internet se está haciendo demasiado importante (como suelo decir: va a ser el soporte del mundo, de casi toda actividad humana) y los gobiernos quieren controlarlo y cargarse su espiritu inicial, que es la base de su éxito.

Él lo explica mejor:

Las descargas, la vigilancia o los bloqueos no son los problemas en sí, son los síntomas: los gobiernos se han dedicado a amenazarnos con una serie de “jinetes de Apocalipsis” como la amenaza terrorista, la pornografía infantil o los derechos de autor, para justificar así una vigilancia total de la red.

...

Internet, nuestra mayor herramienta de emancipación, se ha transformado en el facilitador de totalitarismo más peligroso que jamás hayamos visto. Internet es una amenaza para la civilización humana.

...

Internet llegó mucho antes de que las sociedades humanas hubiesen encontrado una forma adecuada u óptima de organizarse, y ahora está convirtiéndose en una manera de evitar que lo puedan llegar a hacer. Internet fue un espejismo de libertad que vivimos a lo largo de un par de décadas, pero que terminó por convertirse en otra cosa.

De todas formas yo soy optimista, si se cargan este internet crearemos otro, el conocimiento y la experiencia ya los tenemos. Gente y ganas para hacerlo no iban a faltar.

HACER UN COMENTARIO: