Redescubriendo el mundo a los treinta
y tantos
Cuando se suponía que por edad ya teníamos cierto conocimiento del mundo, resulta que no, que poco de lo que nos han inculcado y enseñado sigue vigente.
Ahora toca desaprender, revisar creencias y cuestionar nuestro modelo de un mundo que nunca volverá
25 Mar 2014  |  maldomao   BREVE         

Me gustó la historia de este hombre y el aprendizaje que extrajo de su dura experiencia:

This Man Faced Unimaginable Suffering, And Then Wrote The Definitive Book About Happiness

Saco un par de párrafos:

Su consejo para vivir una vida feliz (y exitosa) es no perseguir el éxito, sino dedicarse a algo mayor que uno mismo y dejar que el éxito llegue como consecuencia inevitable de esa dedicación. En su prefacio a la edición de 1992, Frankl imploró que el lector siguiera a su conciencia por encima de todo: “No ames el éxito. Cuanto más lo ames y lo tomes como un objetivo, más te alejarás de él. El éxito, así como la felicidad, no puede ser perseguido; debe suceder, y sólo sucede como efecto colateral de una dedicación personal a una causa mayor que uno mismo o como producto de la entrega a una persona que no es uno mismo. La felicidad debe suceder, y lo mismo vale para el éxito: debes dejarla suceder en lugar de preocuparte por ella”.

La idea principal no me ha resultado nueva; es básica en la disciplina del desarrollo personal y profesional, pero no me viene mal recordarla: buscar un significado, un sentido a lo que haces, y no preocuparse demasiado por el éxito, que será la consecuencia y no el motor de tus actos.

Frankl cree que optar por la risa y el sentido del humor nos ayuda a “elevarnos en cualquier situación”. “El esfuerzo por desarrollar un sentido del humor y ver las cosas desde una perspectiva de humor es un truco aprendido cuando se aprende el arte de vivir”, escribe Frankl. “Y es posible practicar el arte de vivir incluso en un campo de concentración, donde el sufrimiento es omnipresente”.

También muy interesante recurrir al sentido del humor constantemente, incorporarlo como una actitud habitual y para afrontar cualquier cosa. En este aspecto tengo mucho margen de mejora.

HACER UN COMENTARIO: