Redescubriendo el mundo a los treinta
y tantos
Cuando se suponía que por edad ya teníamos cierto conocimiento del mundo, resulta que no, que poco de lo que nos han inculcado y enseñado sigue vigente.
Ahora toca desaprender, revisar creencias y cuestionar nuestro modelo de un mundo que nunca volverá
15 Mar 2015  |  maldomao   BREVE         

Por qué es útil tener conocimientos sobre economía

El otro día en una breve entrevista sobre el Master que dirige, Juan Ramón Rallo, responde por qué es útil tener conocimientos sobre economía en el mundo en que vivimos.

Saco los párrafos al respecto, con los que no puedo estar más de acuerdo:

Creo que durante los últimos años muchos ciudadanos se han dado cuenta de la importancia que tiene la Economía en nuestras vidas: no sólo a la hora de analizar críticamente las distintas propuestas de los partidos políticos, sino también a la hora de planificar nuestras finanzas personales, de adaptarnos mejor al cada vez más cambiante entorno y, en definitiva, de comprender el mundo. Nos hemos dado cuenta de que la Economía es importante para que no nos engañen y para tomar decisiones informadas

...

Como decía, vivimos en un mundo cada vez más dinámico; un mundo que, por desgracia, la inmensa mayoría de nuestros políticos y conciudadanos no entienden. Por eso caen recurrentemente presa de espejismos dirigistas: unos creen que basta con aumentar el gasto público para relanzar la economía; otros piensan que los salarios pueden incrementarse sin más por decreto; los hay que opinan que un país puede colocarse a la vanguardia del mundo si su gobierno decreta dónde debe invertirse; e incluso algunos creen que basta con darle a la maquinita de imprimir billetes para regresar a una etapa de prosperidad sin límites.

...

el alumno termina siendo bien consciente de por qué la mayoría de promesas electorales son un completo disparate no adaptado al mundo actual: por qué todos los partidos políticos, desde PP a Podemos, terminan empobreciendo a los españoles con tal de afianzar sus estructuras de poder y sus redes clientelares.

HACER UN COMENTARIO: