Redescubriendo el mundo a los treinta
y tantos
Cuando se suponía que por edad ya teníamos cierto conocimiento del mundo, resulta que no, que poco de lo que nos han inculcado y enseñado sigue vigente.
Ahora toca desaprender, revisar creencias y cuestionar nuestro modelo de un mundo que nunca volverá
8 Aug 2015  |  maldomao           

Mi bienvenida al mundo a Xabier

Hace unas semanas di un mini-discurso de bienvenida al mundo a mi sobrino Xabier en su bautizo, y, como está muy relacionado con los temas de los que trato en este blog, he querido colgarlo.

La verdad es que para ser bastante improvisado no me quedó mal: me desperté pronto ese día, decidí hacerlo y lo escribí (dictando) directamente en el móvil (de dónde lo leí luego). Me quedaron algunos flecos por pulir que con las prisas y los críos rondándome no pude terminar y de ahí surgieron todos los parones en el discurso.

Mi mujer me grabó como pudo; más o menos se entiende:



Para acabar dejo el texto completo:


Como aficionado a entender el mundo tengo para Xabier una noticia buena y una mala.

Empiezo por la buena que pesa más:

Xabier llega al mundo en el mejor momento de la historia. Esto no es una opinión, cogiendo casi cualquier indicador a nivel mundial: pobreza, esperanza de vida, nivel de violencia, cualquier tiempo pasado fue peor y la mejora no cesa.

Y a Xabier le importa el mundo, no sólo un trozo de tierra, a los tres meses ya tiene dos nacionalidades.

Por otra parte y relacionado con lo anterior, el mundo le va a ofrecer posibilidades prácticamente infinitas para desarrollar un plan de vida acorde a su personalidad, sus gustos, pasiones y valores; lo que es maravilloso; sólo hay que ayudarle a conocerse, a descubrirse.

La otra cara de la moneda de este apasionante tiempo que le va a tocar vivir es la incertidumbre, el cambio continuo; citando a Bauman "vivimos en una sociedad líquida"; sin estructuras sólidas en las que apoyarse y esto se va a dar a todos los niveles.

Pero tampoco hay que asustarse, ni replegarse, volverse conservador y timorato ante el cambio, al contrario, como ha pasado a lo largo de la historia, la solución a la mayoría de los problemas viene en forma de apertura de mente y educación.

Y ahí viene el reto de los padres (Iñaki y Tamara), educarlo en el uso de herramientas psicológicas, intelectuales, materiales y financieras con las que gestionar la incertidumbre y ayudarle a alcanzar una vida plena en este entorno tan inestable.

Un consejo final a ese respecto: no dejéis esa labor, probablemente la más importante en la crianza, en manos del sistema. Si este entorno dinámico es difícil de manejar para individuos y familias no digamos para la gigantesca burocracia estatal sin ningún incentivo para la adaptación y la excelencia.

En resumen, a pesar de la crisis y de las noticias de los telediarios los nacidos en este tiempo, como Xabier, tienen más posibilidades que nunca pero las normas del juego han cambiado y hay que tenerlo muy en cuenta.

Bienvenido al mundo Xabier!

HACER UN COMENTARIO: