Redescubriendo el mundo a los treinta
y tantos
Cuando se suponía que por edad ya teníamos cierto conocimiento del mundo, resulta que no, que poco de lo que nos han inculcado y enseñado sigue vigente.
Ahora toca desaprender, revisar creencias y cuestionar nuestro modelo de un mundo que nunca volverá
9 Dec 2014  |  maldomao   BREVE         

Otro ejemplo de analfabetismo económico en un líder de opinión

Es desesperante escuchar a líderes de opinión que no entienden ni tan siquiera la que yo llamo 'primera ley de la economía'; la más básica e importante según mi punto de vista (algo así como las leyes de Newton en física): que la riqueza no es fija, que no es una tarta a repartir, que mucha gente la está multiplicando todos los días -principalmente vía innovación.

El protagonista es Carlos Enrique Bayo, director del diario Público, que dijo en una tertulia de La Tuerka lo siguiente:

La riqueza, lo que hay disponible, es limitado, no es infinito. Por cada millonario que hay habrá muchos más pobres porque lo que hay a repartir es lo mismo. ... No me digas que lo que hay para repartir puede ir creciendo como los panes y los peces indefinidamente... porque el planeta tierra tiene un límite.

Además de no entender la naturaleza expansiva de la riqueza tampoco se ha dado cuenta, a estas alturas de la historia, que poco tiene que ver con los recursos físicos; que cada día la riqueza tiene más proporción de intangible y humana (conocimientos, habilidades, diseño, etc).

Posteriormente, el periodista Fernando Díaz Villanueva se esfuerza en explicar a Carlos Enrique Bayo y al resto de la mesa -que tampoco tienen pinta de tener el concepto claro- esta ley fundamental de la economía:


Es cierto que nadie nos lo ha enseñado, que el sistema se encarga de crear analfabetos económicos y financieros, pero es que solo hay que observar y pensar un poco para darse cuenta de algo tan básico. Mi diagnóstico es ceguera dogmática.

Ni que decir tiene que todo modelo mental sobre lo económico que crea una persona alrededor de esa creencia equivocada es completamente erróneo y peligroso política y socialmente. Y así nos va...

HACER UN COMENTARIO: