Redescubriendo el mundo a los treinta
y tantos
Cuando se suponía que por edad ya teníamos cierto conocimiento del mundo, resulta que no, que poco de lo que nos han inculcado y enseñado sigue vigente.
Ahora toca desaprender, revisar creencias y cuestionar nuestro modelo de un mundo que nunca volverá
30 May 2015  |  maldomao   BREVE         

[Vídeo] Debate: Juan Ramón Rallo vs Daniel Raventós (con la Renta Básica de excusa)

Hace unos días, Students For Liberty Barcelona organizó un, a priori, muy apetecible debate entre Rallo y un oponente ideológico de nivel como Daniel Raventós; unos de los mayores expertos e impulsor de la Renta Básica. El resultado mejoró las expectativas:


Aunque el tema de debate era la Renta Básica, Rallo enseguida llevó la discusión al punto clave: la justificación ética de esa modalidad de redistribución de la renta (que, por cierto, me parece una idea bastante interesante y que puede tener sentido en el futuro: ¿Y si la renta básica no es tan descabellada?).

Como consecuencia, el debate reflejó principalmente -y por eso me ha gustado- el contraste entre las filosofías políticas que apoyan los ponentes: liberalismo (Rallo) frente a republicanismo (Raventós).

Frente a la belleza y elegancia intelectual del planteamiento liberal (que expongo más abajo), la argumentación del la filosofía republicana se basa en que la ideas liberales llevadas a la práctica no funcionan, generan injusticia y falta de libertad para los más débiles (su concepción de justicia y de libertad, claro, poco sólida intelectualmente desde mi punto de vista).

Rallo está impresionante defendiendo su posición -una de las mejores intervenciones que le he visto- sale airoso (incluso emocionado) de todas las críticas de Ranventós; no le resulta difícil: casi todos los problemas sociales que este tipo de gente achaca al liberalismo provienen realmente de la parte política o estatal de este pseudo-liberalismo (o mejor mercantilismo) en el que estamos.

Rallo, además de ser bueno en estas lides, tiene dos ventajas respecto a los adversarios: que creo que tiene razón, que el liberalismo es superior moral e intelectualmente a otras filosofías, y que conoce perfectamente a sus contrincantes: su ideología, sus posiciones y su argumentario.

De todas formas, a mi me gustaría aprender más sobre otras filosofías políticas con el tiempo, actualmente solo conozco bien la liberal.

Contenido

En esta parte sacaré lo mejor del debate.

Rallo empezó su exposición (min 21) con su definición favorita de liberalismo (de Chandran Kukathas). A mi también me ha gustado mucho así que me la apunto:

El término liberalismo se identifica con un paradigma político que afronta el problema de la diversidad humana defendiendo instituciones que hagan posible la coexistencia entre las distintas creencias y modos de vida. El liberalismo acepta la pluralidad de modos de vida, la multiplicidad de valores religiosos y morales, en un mundo moderno y promueve la tolerancia.

El liberalismo se diferencia de otras filosofías políticas en que rechaza la idea de un orden social orgánico y espiritualmente organizado dentro del cual los intereses de los individuos se alinean en perfecta armonía con los intereses de la comunidad. Los individuos poseen fines distintos y no existe un único objetivo que todos tengan la obligación del compartir.

[Sigue Rallo con sus palabras]

Por tanto el liberalismo parte de la base de la pluralidad humana, de la diversidad humana, de la heterogeneidad humana en sus valores, en sus fines o en sus metas, y lo que plantea es cómo resolver esa diversidad.

Hay muchas filosofías políticas que resuelven esa diversidad reprimiéndola, promoviendo la igualdad de valores y obligando a la gente a perseguir un mismo fin; el liberalismo trata de promover la coexistencia y la convivencia pacífica.

A partir de aquí habla de los tres principios básicos con los que lograr lo anterior: principio de libertad (respetar la acción de los demás mientras no nos perjudique -Principio de no agresión), principio de propiedad (regula la necesidad de acceso a los medios materiales para cumplir nuestros fines) y el principio de voluntariedad o autonomía contractual (las personas se pueden obligar para con otros con contratos como forma de cooperación -necesitamos a otras persona para cumplir nuestros fines). Los dos últimos principios derivan del primero.

Y añade:

Estos tres principios permiten o proporcionan criterios para resolver prácticamente todos los conflictos que puedan aparecer en la esfera humana, permiten delimitar la bases de lo que podríamos llamar "The rule of law", el imperio de la ley, el estado de derecho, es decir, la bases de la convivencia humana.

Por tanto, todo lo que transgreda estos principios atenta contra las libertades de las personas para auto-realizarse existencialmente, para llevar a cabo sus fines vitales, respetando a la vez los fines de los demás. Además son principios de justicia universalizables a cualquier sociedad humana.

Basado en lo anterior defiende que la redistribución coactiva de la renta es injusta porque la justicia económica es (como en el ámbito penal) procedimental: si la adquisición y transmisión es justa, la distribución resultante es justa.

La redistribución, la alteración del procedimiento viola los derechos de la personas, subordina unas personas a otras. Subordina los planes vitales de unas personas a los de otras.

Criticas de Raventós

La filosofía republicana define la libertad de otra manera: dicen que para que haya libertad son necesarias unas condiciones de vida mínimas garantizadas, porque si no, la concentración de poder económico reduce la libertad de los más débiles.

Lo anterior ya parte de una inconsistencia: para garantizar la libertad de los supuestos "débiles" deja de respetar el principio general de libertad, o sea, justifica la coacción sobre unos para garantizar su concepto de libertad a otros.

Rallo contesta a los argumentos más interesantes de Raventós de esta forma:

Rallo aprecia el argumento de Raventós de que la acumulación de riqueza puede hacer peligrar los principios de justicia liberales (los ricos podrían acceder a los ejércitos y someter a los pobres). Dice que el liberalismo tiene que incorporar este concepto del republicanismo: estar vigilantes con las posibilidades de abuso de poder lo haga quien lo haga: el Estado o entes privados y, por lo tanto, la sociedad en su conjunto a de interiorizar esa vigilancia.

Según Rallo no se trata de garantizar la subsistencia material sino las condiciones de ciudadanía y la autorealización personal que no cree que se garantice por la renta básica; no es suficiente para eso pero si es suficiente para conculcar lo derechos de otras personas para llevar a cabo sus planes de vida. Lo que se consigue es subordinar los fines de unos a los de otros.

La interdependencia económica o laboral entre personas no constituye una falta de libertad. Que una persona pueda trabajar en satisfacer las necesidades de los demás para poder comprar los vienes que otros han producido para satisfacer sus necesidades no es estar subyugado, es cooperar con el otro y por supuesto que la cooperación es interdependiente; no es dominación ni restricción de la libertad.

El resto de críticas de Raventós ni las considero; tienen poca entidad intelectual o realidad; son obsesiones anticapitalistas con poco sustento empírico.

HACER UN COMENTARIO: