Redescubriendo el mundo a los treinta
y tantos
Cuando se suponía que por edad ya teníamos cierto conocimiento del mundo, resulta que no, que poco de lo que nos han inculcado y enseñado sigue vigente.
Ahora toca desaprender, revisar creencias y cuestionar nuestro modelo de un mundo que nunca volverá
20 May 2014  |  maldomao           

'Lo más prudente es arriesgar'

Me ha encantado esta frase de Andy Stalman (gurú del branding y el marketing) extraída del siguiente párrafo (Fuente: Entrevista en Sintetia a Andy Stalman):

Las marcas, como las personas, pueden elegir encajar o destacar. Lo primero, a priori, suena a seguro y claramente no lo es. Lo mas prudente es arriesgar. Buscar diferenciarse y ocupar ese lugar destacado en este mundo que no solo esta comoditizado, sino también, a veces comoidiotizado, anestesiado.

Esa frase refleja el devenir del mundo, la magnitud del cambio, y mejor que ninguna otra por qué es necesaria la innovación: porque en un mundo en constante mutación, si no arriesgas, si no exploras continuamente el mercado y adaptas lo que haces o creas algo nuevo, dejas de ser competitivo y te empobreces. Es irresponsable, a medio plazo, no arriesgar, probar o innovar.

Hace unos días también escribía Xavier Ferràs sobre esta idea aplicada a organizaciones, en las que la ventaja competitiva ya no es lo que era:

...las características del entorno (turbulento, hiperdinámico e incierto) hacen que sea imposible mantener una ventaja competitiva durante un periodo de tiempo largo. No sólo se han reducido drásticamente los ciclos de vida de productos y de servicios, sino también de desarrollo tecnológico, de modelo de negocio e incluso de las propias ventajas competitivas. Las estrategias de éxito duran un instante. Y, si una estrategia de éxito pasa por la creación de una propuesta de valor diferencial con una combinación de producto, mercado, modelo de negocio y tecnología (una “arena”, según Mc Grath), entonces esa combinación debe redefinirse permanentemente. El éxito pasa por saltar de una ola de ventaja competitiva a otra, sucesivamente. No necesariamente en el mismo sector, sino saltando de “arena” en “arena”, creando nuevos cúmulos de capacidades internas que generen sucesivamente diferentes propuestas de valor.

...

Sabemos, también, que las verdaderas bolsas de valor están en las fases de innovación. Cuando estamos solos en el mercado, no tenemos presión competitiva en precios, y, -si el producto, servicio o modelo de negocio es diferencial- es donde tenemos los verdaderos márgenes. Persistir en la carrera de fondo de bajos márgenes significa transformar la empresa en una máquina burocrática de resistencia, bajo consumo y fuga de talento creativo.

...

En un mundo de cambio permanente, la única ventaja competitiva sostenible es la innovación sistemática. Para crear nuevas olas de ventaja competitiva, necesitaremos organizaciones ambidextras, capaces de aguantar la carrera de fondo que nos mantiene el día a día mientras algunos agresivos sprinters corporativos generan la siguiente ola mediante técnicas avanzadas de gestión: corporate entrepreneurship, design thinking, lean start-up, open innovation…

Me encanta la última idea. Se puede, y es muy recomendable, aplicarla no solo a organizaciones sino también a individuos o familias.

La aplicación de estos conceptos (innovación, riesgo, emprendimiento) a nivel de individuos o familias suele ser vista de ilusoria y rechazada con la convincente excusa de que hay que comer, hay que subsistir en el día a día. Pero, aunque es difícil, no es imposible salir de la carrera de la rata, y el primer paso es creérselo.

Como dice arriba Xavier Ferràs refiriéndose a las organizaciones, hay que asignar buena parte de los recursos para la carrera de fondo del día a día, pero también dedicar una parte importante para intentar sistemáticamente generar mejores oportunidades (formación, inversión, emprendimiento) que te permitan no empobrecerte a largo plazo y, si es posible, mejorar.

HACER UN COMENTARIO: