Redescubriendo el mundo a los treinta
y tantos
Cuando se suponía que por edad ya teníamos cierto conocimiento del mundo, resulta que no, que poco de lo que nos han inculcado y enseñado sigue vigente.
Ahora toca desaprender, revisar creencias y cuestionar nuestro modelo de un mundo que nunca volverá
27 Jun 2015  |  maldomao   BREVE         

¿Qué quieres hacer (no ser) de mayor?

Hace tiempo que no traigo nada sobre desarrollo personal, a estas alturas me cuesta encontrar ideas nuevas del tema, pero el otro día me sorprendía positivamente Andrés Pérez Ortega con este artículo:
"¿Qué quieres ser de mayor?" Mala pregunta - Andrés Pérez Ortega

Dice el autor que nos tenemos que centrar en identificar qué nos gusta hacer profesionalmente y no en que nos gustaría ser -encajar en una profesión típica. Una vez identificado tenemos que encontrar cómo, en qué ámbitos o situaciones, podemos aplicar ese conjunto de habilidades o competencias; ser creativos y valientes en esa búsqueda. Interesante.

Saco unos párrafos:

He tardado años o más bien décadas en darme cuenta de lo que me gusta hacer y creo que eso es lo que le ocurre a la mayoría de la gente. Y eso si es que lo descubre alguna vez.

Desgraciadamente partimos de una pregunta equivocada. ¿Qué quieres SER de mayor? es una pregunta trampa. Cuando hablamos de SER nos estamos refiriendo a nuestra identidad, a nuestras creencias, valores, ideas. Lo que esperan es una respuesta tipo, “Quiero ser Astronauta, Médico, Bombero, Explorador o Jubilado” y eso es tremendamente limitante porque bajo esos títulos hay muchas actividades y tareas distintas.

Y eso también ocurre cuando nos hacemos mayores. Muchos de mis alumnos con más de dos, tres, cuatro o cinco décadas a sus espaldas responden de forma parecida. “Quiero ser director general, empresario, emprendedor o responsable de marketing en una empresa tecnológica”. Pero esas no son más que denominaciones de un puesto o un cargo que implican muchas tareas distintas. Y además son complicadas de responder para los más jóvenes porque no saben si les gustará o no les gustará hasta que lo hagan.

Lo que yo te propongo es que te olvides por un momento del cargo, profesión o título y empieces a pensar en lo que QUIERES HACER, en lo que te GUSTA HACER. La pregunta correcta sería más bien ¿Qué cosas te gustaría HACER de mayor?

...

Todos somos buenos en algo aunque quizás no haya una profesión que lo defina. Entramos en una época en la que los títulos, diplomas o cargos que aparecen en una tarjeta de visita cada día van a importar menos. Lo importante va a ser descubrir, desarrollar y comunicar aquello que sabemos HACER mejor y tendremos que encontrar el modo de aplicarlo.

Lo bueno es que una vez que hemos descubierto qué es eso que nos gusta y que hacemos como nadie, podremos aplicarlo en muchos sitios. Mi capacidad de romper, reordenar y reconstruir cosas e ideas lo mismo me vale para la química que para el Branding Personal.

Si te gusta contar historias, igual puedes formar parte del departamento de comunicación de una empresa tecnológica que puedes ser un conferenciante motivacional para adolescentes con problemas. Y cuando lo decidas, entonces le pones un título, pero no al revés.

Cuando nos etiquetamos con un título, cargo o profesión ya vamos a ir cargando toda la vida con ello… especialmente si has dedicado varios años de tu vida a formarte en esa materia. Pero hay que ser valiente, tomar lo que te haya servido de eso en que te has preparado y atreverte a mezclarlo con otras cosas que te gusten.

Recuerda que una cosa es lo que ERES y otra lo que HACES. Si crees que ERES lo que HACES entonces el día en que dejes de hacerlo, te echen de tu puesto o cambies de profesión es como si dejases de SER tu. Mantén separadas ambas cosas.

HACER UN COMENTARIO: