Redescubriendo el mundo a los treinta
y tantos
Cuando se suponía que por edad ya teníamos cierto conocimiento del mundo, resulta que no, que poco de lo que nos han inculcado y enseñado sigue vigente.
Ahora toca desaprender, revisar creencias y cuestionar nuestro modelo de un mundo que nunca volverá
22 May 2014  |  maldomao   BREVE         

Sobre la ineficaz forma de enseñar matématicas

Me ha gustado este artículo de Pedro Ramos en NadaEsGratis sobre la ineficaz forma de enseñar matématicas en España que todos hemos sufrido y parece que no ha mejorado mucho:

Necesitamos un nuevo currículo de matemáticas (I) — Nada es Gratis

Saco los párrafos clave:

El problema de fondo de nuestro currículo de matemáticas es que transmite esa imagen de las matemáticas como un batiburrillo de hechos – y fórmulas – que hay que memorizar, y procedimientos que hay que mecanizar, sin entender su sentido. Y el problema empieza ya en el primer curso de la educación primaria, con la introducción de la notación posicional y el comienzo del estudio de los algoritmos de la aritmética elemental.

¿Cómo se deberían “hacer las cuentas” en los colegios del siglo XXI? Este es un debate que sigue sin estar resuelto a nivel internacional, pero que en España parece inexistente. Nuestros escolares siguen dedicando una gran cantidad de horas a mecanizar operaciones que no son sencillas, y que no volverán a hacer en el resto de su vida. Las consecuencias son claras: pérdida de tiempo y desmotivación casi generalizada. Quede claro: por supuesto que un alumno de 6º de Primaria debe saber calcular el resultado de 12×17, o de 240:13 – es más, debería hacer cálculos de este tipo con tanta facilidad que no le mereciera la pena alargar el brazo para alcanzar su teléfono móvil-, pero muchos creemos que, en lugar de usar los algoritmos tradicionales, que fueron diseñados para la aritmética con números de otra magnitud, sería mucho más instructivo usar otro tipo de estrategias, más relacionadas con lo que se suele conocer como “cálculo mental” (creo que “cálculo reflexivo” sería un mejor nombre). Este tipo de estrategias tienen la gran ventaja de que son la mejor herramienta para desarrollar el sentido numérico, que es (o debería ser) uno de los objetivos fundamentales de las matemáticas de primaria.

También me he sentido totalmente identificado con un comentario de la entrada anterior:

Buenísimo e inspirador. Yo estudié ingeniería y la mayoría de conceptos matemáticos no los entendí hasta que los apliqué en las clases de física o de ingeniería. Algunos de ellos resultan ridículamente avanzados en el momento que se estudian en el que no se le ven ninguna razón de ser (subespacios vectoriales y operaciones con matrices en COU), lo que solo sirve para aumentar la frustración y hacer las mates aburridísimas.

¿Es que nadie se da cuenta de esto? Que las matemáticas sin aplicación son difíciles de entender y desmotivadoras para la mayoría de los estudiantes, y que sin motivación se aprende mal y se olvida rápido. Creo que no hay que psicopedagogo para llegar a esto.

HACER UN COMENTARIO: