Redescubriendo el mundo a los treinta
y tantos
Cuando se suponía que por edad ya teníamos cierto conocimiento del mundo, resulta que no, que poco de lo que nos han inculcado y enseñado sigue vigente.
Ahora toca desaprender, revisar creencias y cuestionar nuestro modelo de un mundo que nunca volverá
31 Jan 2015  |  maldomao   BREVE         

Gráfico sobre la escasez de grandes empresas europeas nacidas recientemente

Muy bueno este artículo en Politikon sobre la escasez de grandes empresas europeas (en comparación con EEUU) en los sectores emergentes, y, sobre todo, la preocupante tendencia en la historia reciente.

Como apunta el autor, entre los motivos de peso pueden estar: la fragmentación del mercado europeo -cada país con su idiomas, regiones y miles de leyes- y la densidad de burócratas y políticos preocupados por nuestro bienestar.

Lo mejor es la gráfica; lo dice todo:

Saco varios párrafos del texto también de interés. Genial esta frase sobre la gran ventaja de la startups estadounidenses: el crecimiento lo hacen antes de toparse con burocracias, no después.

... especialmente a partir de 1976, el capitalismo europeo se convierte en un club exclusivo que no admite nuevos miembros. Europa parece dejar de ser capaz de generar nuevas empresas con capacidad de crecimiento.

Esto es preocupante por dos motivos. Como hemos repetido con insistencia por aquí en otras ocasiones, las empresas grandes son más eficientes y productivas que las PYMEs que tanto adoran los políticos, y sus trabajadores, de media, están mucho mejor pagados. Europa, desde hace años, es incapaz de generar estas empresas grandes, innovadoras y eficientes que desarrollan economías de escala y pueden competir a nivel global. Tenemos grandes empresas estupendas, ciertamente (cualquiera que conduzca un coche alemán estará de acuerdo), pero son todas nacidas en sectores que ya existían hace 100 años. En nuevos sectores y nuevas empresas, Estados Unidos está copando el mercado de forma apabullante, incluso con el pequeño frenazo post-1976.

La reacción de mucho políticos europeos al ver esta escala estoy seguro que irá en una de estas dos direcciones, ambas erróneas: bien exclamarán “bueno, es que las grandes empresas son malvadas y en Europa preferimos PYMEs, que son más justas. Aquí valoramos la empresa familiar” (respuesta: las grandes empresas pagan bastante mejor que las pequeñas; y eso de ganar dinero es algo que está bien) o dirán eso de “fácil, necesitamos una política industrial y promocionar campeones nacionales en industrias estratégicas que por cierto tienen como CEO este tipo amigo mío del palco del Bernabéu” (la política industrial es el mal). En ambos casos, lo harán sin entender que la tozudez europea por querer decidir el resultado de los mercados están ahogando el crecimiento potencial de muchas buenas ideas.

...

El mercado interno en Estados Unidos es simplemente enorme, y cualquier empresa que quiera expandirse puede llegar lejísimos antes que tener que pensar en divisas, papeleos, licencias de apertura y hordas de abogados. Una empresa americana puede alcanzar grandes economías de escala mucho antes de tener toparse con los límites de su mercado interno. Una vez llega a las frontera, la experiencia logística y su tamaño le permiten competir globalmente desde el principio; el crecimiento lo hacen antes de toparse con burocracias, no después.

...

Cuando se habla de eliminar barreras a la competencia y avanzar hacia el mercado único (“¡la directiva Bolkestein! ¡Huid!”) no es cosa de la Europa de los mercaderes. Estamos hablando de dar más oportunidades las empresas que pueden crecer y competir globalmente para que lo hagan sin barreras estúpidas, no en pequeños chiringuitos nacionales.

HACER UN COMENTARIO: