Redescubriendo el mundo a los treinta
y tantos
Cuando se suponía que por edad ya teníamos cierto conocimiento del mundo, resulta que no, que poco de lo que nos han inculcado y enseñado sigue vigente.
Ahora toca desaprender, revisar creencias y cuestionar nuestro modelo de un mundo que nunca volverá
21 Mar 2015  |  maldomao   BREVE         

Ejemplo de transformación radical en el método educativo en centros catalanes

El otro día me llegaba y sorprendía muy gratamente esta noticia en News Republic sobre la transformación radical en el método educativo de los centros de Jesuitas catalanes.

Es increíble lo que se han atrevido a hacer; personalmente creía que íbamos a tardar bastantes años en ver algo así en España.

Saco los párrafos más destacables de la noticia:

Los colegios de jesuitas de Cataluña, en los que estudian más de 13.000 alumnos, han comenzado a implantar un nuevo modelo de enseñanza que ha eliminado asignaturas, exámenes y horarios y ha transformado las aulas en espacios de trabajo donde los niños adquieren los conocimientos haciendo proyectos conjuntos. ... han diseñado un nuevo modelo pedagógico en el que han desaparecido las clases magistrales, los pupitres, los deberes y las aulas tradicionales...

... han derribado las paredes de sus aulas y las han transformado en grandes espacios para trabajar en equipo, unas ágoras en las que hay sofás, gradas, mucha luz, colores, mesas dispuestas para trabajar en grupo y acceso a las nuevas tecnologías.

...

En los tres colegios que están experimentando esta novedad han juntado las dos clases de 30 alumnos en una sola de 60, pero, en vez de un profesor por cada 30, tienen tres profesores para 60. Los tres profesores acompañan todo el día a los alumnos y tutorizan los proyectos en los que trabajan, a través de los cuales adquieren las competencias básicas marcadas en el currículo.

...

"Hemos transformado la educación para que el alumno sea el protagonista, para que haya verdadero trabajo en equipo y los estudiantes descubran cuál es su proyecto vital, qué quieren hacer en la vida y enseñarles a reflexionar, porque van a vivir en una época que les va a desconcertar", ha argumentado Aragay.

Los alumnos comienzan la jornada con 20 minutos de introspección y reflexión para plantearse los retos de la jornada y finalizan con otros 20 minutos de discusión sobre si han conseguido los objetivos. Las asignaturas han sido sustituidas por proyectos.

...

Según Aragay, en los seis meses de experiencia han encontrado casos de alumnos que "antes se inventaban que tenían fiebre para no acudir a clase y ahora quieren venir aunque tengan fiebre".

La pregunta que surge inmediatamente es: ¿Como puede encajar semejante cambio metodológico en la legislación educativa? Afortunadamente, parece que, con algo de ingenio por parte de los centros para cumplir con lo legal y manga ancha por el lado de los burócratas, este tipo de iniciativas pueden tener cabida en el sistema. Así lo explican en la noticia:

Aunque no hay asignaturas, para cumplir con lo establecido legalmente también ponen notas, pero puntúan primero las competencias de cada alumno y luego, mediante un algoritmo, las transforman en notas por materias para que consten en el expediente.

Con esta nueva pedagogía, que también aplican a los más pequeños de P3 y P4, "en vez de mirar el BOE o el DOGC, miramos la cara de los niños y les ayudamos a desarrollar su proyecto vital, a descubrir sus talentos, a encontrar sentido a lo que hacen, a lo que quieren conseguir, a saber interpretar, a reflexionar, a cuestionar. Junto con la familia e internet, intentamos construir personas".

Así todos contentos: los políticos y burócratas del ramo pueden justificar su existencia y su sueldo haciendo como que legislan con algún sentido, y la parte de la sociedad civil realmente interesada en innovar en el ámbito educativo y preparar mejor a sus hijos para lo que viene puede hacerlo sin demasiadas trabas.


ACTUALIZACIÓN: Añado dos buenos artículos sobre el tema que he leído recientemente.

El modelo agotado de secundaria en la escuela conservadora pública y el horizonte de los jesuitas - eldiario.es

En este citan la iniciativa de Jesuitas de la noticia como ejemplo lo que se puede hacer.

Contra el tiempo acelerado del mundo exterior, que funciona en base a la innovación y la creatividad continuadas, sólo hay dos grandes instituciones que se mantienen firmes en conservar los valores y referentes de la eternidad: las iglesias (en el terreno de la eternidad sagrada) y las escuelas (en el terreno de la eternidad burocrática). Nos interesa aquí cuestionar la rigidez conservadora del formato que conocemos como escuela y que sobrevive indemne a los cambios externos que han hecho cambiar todo el modelo de sociedad y de cultura en las últimas décadas.

...

¿Por qué el formato escuela continúa bajo un modelo de fábrica monástica con currículos imposibles de cumplir, profesorado agotado y alumnado desmotivado? Paradójicamente, esto sucede en plena sociedad del conocimiento que nos ha multiplicado las opciones para cambiar el formato escuela.

...

Si España no ha tenido una política educativa global como política de Estado es porque ni es ni aspiró a ser una economía basada en el conocimiento. Mientras tanto, y como ejemplo contrastador, la ciudad-Estado de Singapur reconstruía sus escuelas, derribando las paredes de las aulas para hacer espacios y talleres-estudio pensados para el trabajo en equipo, el aprendizaje cooperativo y la creatividad. Dos ejemplos antagónicos: España apostó por el caciquismo extractivo del siglo XIX y Singapur por la creatividad disruptiva del siglo XXI. ¿Quién ganará el futuro?

...

Un doble retroceso de 20 años perdidos que pretende ser sublimado con la LOMCE como nueva narrativa de salvación de todos los presuntos males y mediocridades acumulados... La LOMCE descansa sobre el paradigma del teach to the test del peor academicismo rígido que reduce la complejidad educativa en el tecno-formalismo instruccional.

...

Hace un año, Andreas Schleicher (director de PISA) compartía mesa de debate con el ministro Wert y hizo un duro diagnóstico de los males del sistema español. Los resultados se estancan porque predomina la didáctica tradicional basada en la memorización, que penaliza los errores y no personaliza el aprendizaje en un contexto donde ni profesorado ni centros tienen libertad creativa para innovar.

...

Todo lo reduce a la didáctica taylorista de unos temarios incuestionables y reforzados con una LOMCE tecnocrática que desconfía del profesorado anulando su autonomía pedagógica y intelectual. No nos engañemos, la LOMCE es la apoteosis o el éxtasis del modelo de "gran escuela nacional-conservadora" impuesto como modelo oficial como respuesta defensiva y reactiva ante una sociedad y una economía del conocimiento que van en la dirección contraria. El mayor éxito de la LOMCE es neutralizar otros modelos pensables de escuela, de currículum y de evaluación imponiendo una hegemonía única que, ciertamente, ha desertizado el debate sobre qué alternativa disruptiva requiere el sistema. Esta es su principal virtud: hacer de disolvente de alternativas reflexivas.

...

Lo peor es que está en manos de políticos narcisistas y arrogantes que niegan toda evidencia empírica y científica.

...

El recambio son las pedagogías invisibles, sin una clasificación fuerte del currículum, sin parcelación del conocimiento en asignaturas y sin un encuadre rígido de las relaciones de poder en el aula. Según nos dicen, el tránsito hacia un modelo de pedagogías invisibles ha hecho bajar las sanciones disciplinarias y ha elevado la motivación y la implicación de unos alumnos que (añadimos) ya no se sienten alienados.

La apuesta por las pedagogías invisibles de los jesuitas catalanes ha convencido a los padres de sus 13.000 alumnos que son altos profesionales y nuevas clases medias con fuerte capital cultural y simbólico. Este es un hecho igual de trascendental desde el punto de vista sociológico. En lugar de refugiarse en el formato tradicional de escuela, su clientela confía en el cambio disruptivo y apuesta por un modelo radicalmente nuevo de escuela.

...

El modelo educativo que los jesuítas, por ejemplo, van a consolidar no es de derechas ni de izquierdas. Es el modelo disruptivo de una escuela democrática y creativa adaptada a los requisitos de la sociedad intercultural y compleja del siglo XXI.

¿En las próximas elecciones veremos cantidatos y opciones políticas que apuesten, además de suprimir la LOMCE, por un cambio radical y disruptivo del modelo tradicional de secundaria? Lo dudo. Los políticos, nuevos o viejos, son demasiado dependientes de la prudencia del sentido popular ante los temas educativos. Hacer cambios disruptivos en educación asusta a los políticos y no “vende” bien entre su electorado. No arriesgan ni quieren hacerlo, más allá de las retóricas habituales y declarativas. Sus asesores suelen ser profesores abducidos por el mismo sistema que están deseando dejar de serlo y no tienen la audacia de plantear grandes cambios disruptivos. Pero la indecisión e inacción de políticos y candidatos es la hipoteca que todos pagamos por no tomar la iniciativa.

Por último este buen artículo de Luis Garicano: ¿El fin de la clase magistral? | Economía | EL PAÍS

Este no tiene relación directa con la noticia pero sí apoya esta nueva metodología pedagógica. Saco los párrafos relacionados:

Todos los grupos habían tenido que usar para su presentación conocimientos que no habían adquirido en clase-usando cursos online y otros recursos en internet, habían aprendido a programar, a diseñar, a construir. Y, mucho más importante, habían aprendido a encontrar un proyecto, a hacer una pregunta, a dar los muchos pasos necesarios para entender la respuesta a enfrentarse a las dificultades de encontrar una respuesta, a escribir un largo y detallado informe, a presentarlo en público.

Nuestro sistema educativo, a pesar de las muchas reformas que hemos presenciado, continúa sin adaptarse a las necesidades de la economía del conocimiento y sin aprovechar las muchas oportunidades que las nuevas tecnologías le permiten.

...

Existen varias formas de alterar completamente la experiencia en la clase que, en mayor o menor medida, los profesores con iniciativa y ganas ya están aplicando. Todas ellas tienen en común el abandono casi completo de la ‘clase magistral’, en la que el profesor, desde lo alto de su podio, predica a los ignorantes estudiantes cuya obligación es callar y tomar sus abominables apuntes.

Este abandono de la clase magistral, que ya hubiera sido recomendable hace años, será ahora obligatorio porque las nuevas tecnologías permiten que los estudiantes tomen su “clase magistral” en su propio tiempo, y a su propia velocidad. Una buena lección magistral de álgebra, o de historia griega, se puede ver en vídeos profesionales y clases en línea, y tendrá dibujos, diagramas, mapas, fotos, pequeños test para asegurar el progreso, etc. El estudiante puede ver dos, tres o diez veces aquellas cosas que no entienda o puede buscar otros vídeos donde se explique mejor, y puede acelerar los pasajes aburridos, repetitivos o ya conocidos.

De este modo, el tiempo en clase se puede usar para aplicar el conocimiento y recibir críticas del profesor, cosas que un estudiante por su cuenta no puede hacer. Los americanos llaman a este sistema flip the classroom o ‘darle la vuelta‘ a la clase: en vez de hacer problemas o ejercicios en casa y recibir la clase magistral en el aula, uno puede ver la clase magistral en casa y hacer en clase los ejercicios, prácticas, proyectos etc.

...

Lo profesores y los padres somos conscientes de que nuestros hijos pueden dar mucho más de si, y cada vez hay más profesores que quieren innovar en las aulas. Desgraciadamente, la hiper-regulación habitual en nuestro país, en vez de facilitar el cambio restringe la capacidad de adaptación. Los detalladísimos planes de estudio, páginas y más páginas, enfatizan de nuevo el contenido de forma extremadamente precisa. Pero este énfasis en lo que se aprende restringe la innovación en cómo se aprende. Debemos liberar las energías de los profesores y de los colegios para innovar, y adaptar los curriculums a las nuevas posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías.

HACER UN COMENTARIO: