Redescubriendo el mundo a los treinta
y tantos
Cuando se suponía que por edad ya teníamos cierto conocimiento del mundo, resulta que no, que poco de lo que nos han inculcado y enseñado sigue vigente.
Ahora toca desaprender, revisar creencias y cuestionar nuestro modelo de un mundo que nunca volverá
27 Jan 2014  |  maldomao   BREVE         

La estrategia de Google según E. Dans

Hace unos días Enrique Dans daba su opinión sobre la posible estrategia de Google que está detrás de las múltiples adquisiciones que está haciendo últimamente y de su introducción en negocios que poco tienen que ver con los tradicionales:

Hablando sobre Google, en EFE » El Blog de Enrique Dans

Copio y pego casi todo por su interés:

La intención de Google es claramente ganar en cuota de usuario: cuando ya tienes más usuarios que nadie en tus productos, lo que intentas es que además, esos usuarios te entreguen la mayor parte de su tiempo e intensidad de uso a través de todas las categorías posibles. Que la mayor parte posible de las cosas que hagamos en nuestra vida las hagamos en contacto con un producto de la compañía. Si vas a acceder a información, accede utilizando su buscador o su red social. Si vas a conducir, conduce en su coche y con sus mapas. Si vas a superponer una capa de información a la realidad que tienes ante tus ojos, que sea información provista por ellos.

...

Con la madurez y el crecimiento, políticas como la que permitía a sus empleados dedicar el 20% de su tiempo a proyectos fuera de sus áreas directas de responsabilidad con el fin de buscar la innovación se están transformando para dar lugar a áreas de innovación especializadas como Google Ventures, aisladas del día a día de la compañía, y también vemos más adquisiciones destinadas a incorporar innovación, comprando compañías enteras bien como acqui-hires o como incorporación de tecnologías y nuevas áreas de desarrollo. En paralelo, vemos un cierto número de proyectos ambiciosísimos e hipermediáticos: automóviles que conducen solos, conectividad para zonas remotas en países pobres, prolongar la vida humana, etc. que aportan una “visión amable” de la compañía, un cierto clima general de “qué bueno que está Google para solventar los grandes problemas de la humanidad” con la que se intenta distraer de su cada vez más agresiva actitud monopolística

...

La estrategia de Google hoy es la misma que en su momento llevó a Microsoft a los tribunales: el bundling, agrupar productos para beneficiarse del éxito de los más populares y proporcionar soporte a aquellos que no lo son tanto o que cuesta más posicionar. Como compañía, Google está construyendo cada vez más productos “editorializados”, en los que actúa como editor de la información, y con ello le roba el terreno a todas las empresas que antes se dedicaban a intermediar con información de cualquier cosa: restaurantes, vuelos, hoteles… lo que quieras. Competir con Google es imposible, porque siempre puede usar el dominio que tiene en el buscador para conseguir poner sus productos por delante de los de un tercero, una estrategia que ejercita constantemente. Google ha pasado de ser una empresa que simplemente ejecutaba su estrategia, a convertirse seguramente en el competidor más agresivo que hemos visto jamás, y rodeado además del lobby más grande destinado a influenciar a las autoridades antimonopolio para intentar que los deje tranquilos. Muchas de las compras que ha hecho Google suponen tal concentración de mercado, que resulta increíble que las autoridades antimonopolio no hiciesen nada en su momento. La estrategia de Google es, básicamente, tener toda la información y estar en todas partes.

...

La frase que mejor resume la estrategia de Google es la que utilizó en su momento Jeff Jarvis: “no importa a qué te dediques, Google lo acabará haciendo mejor que tú, y además gratis”.

...

Google se ha lanzado en pos de una visión megalomaníaca: algo así como “arreglar el mundo”, en todos los sentidos. Si algo no les gusta, sea en el sentido que sea, buscan los medios para lanzar una línea de investigación en ese sentido. Y eso, dados los medios que Google tiene a su alcance, puede suponer comprar una o varias compañías, fichar a los mejores académicos y especialistas, o influenciar a un gobierno para cambiar la legislación. No existen barreras.

...

Google ahora es la compañía más poderosa del mundo, la que más sabe de más usuarios, y la que más puede plantearse influir en los escenarios que visualicemos del futuro.

La verdad es que impresiona la ambición que destilan sus movimientos; esperemos que sean para bien: que adelanten el futuro; que hagan avanzar la tecnología a un ritmo mayor gracias a su valentía, determinación y dedicación de recursos a la solución de problemas difíciles y que requieren visión a largo plazo.

Por otra parte, casi asusta pensar en su omnipresencia como proveedor de muchos servicios importantes para nuestras vidas.

HACER UN COMENTARIO: